Tratamiento de várices: ¿estética o salud?

Inicialmente son casi imperceptibles, pero pueden evolucionar hasta ulcerar la piel y ocasionar serios daños a la salud. La insuficiencia venosa crónica, mejor conocida como várices, es una afección que amerita tratamiento médico, aun cuando en sus fases iniciales pareciera sólo preocupar por estética.

El Dr. Chadi Nasser, cirujano cardiovascular del Centro Médico Docente La Trinidad, explica que uno de los motivos de consulta es la apariencia de la piel, cuando comienzan a verse las telangiectasias o “arañitas” en las piernas. Es el primer estadio de las várices y se caracteriza por dilataciones venosas superficiales muy pequeñas. Sin la debida atención médica, la congestión venosa puede aumentar progresivamente y derivar en una úlcera varicosa, fase en la que se evidencian importantes lesiones de piel que pueden infectarse, ocasionar un problema trombótico en las extremidades y, en los casos más graves, producir un tromboembolismo pulmonar producto del desprendimiento de un coágulo. De ahí la importancia del tratamiento temprano, que además de mejorar la estética previene complicaciones posteriores de salud.

Síntomas y factores de riesgo

Adicional a la aparición de finas venas en un tono rojo azulado, ciertos síntomas alertan sobre la presencia de várices:

  • Inflamación de piernas, tobillos y pies, sobre todo hacia el final de la tarde.
  • Sensación de hormigueo y pesadez en las piernas.
  • Punzadas o calambres nocturnos, principalmente en las pantorrillas.

Aunque las várices pueden afectar también a los hombres, las mujeres tienen de 3 a 4 veces más riesgo de sufrir esta afección, especialmente aquellas con antecedentes familiares de problemas circulatorios, que pasan muchas horas al día de pie, que presentan historia de múltiples embarazos, que fuman o que sufren de estreñimiento, entre otros factores predisponentes, quienes deben prestar especial atención a estos síntomas.

¿Qué hacer?

Adicional a la terapia de compresión regulada, a través del uso de medias especiales para várices, existen técnicas de consultorio y cirugía de avanzada para el tratamiento de la insuficiencia venosa crónica. Posterior al examen físico y la evaluación individualizada, el especialista recomendará alguno de los siguientes procedimientos:

  • Safenectomía: cirugía convencional para extraer la vena safena (vena principal del sistema superficial de la pierna) cuando se torna insuficiente y hacer la ligadura de las venas colaterales.
  • Radiofrecuencia y laserterapia: a través de un catéter conductor de calor o una sonda de láser, se hace el cierre endovascular de la vena safena cuando se torna insuficiente. Son procedimientos quirúrgicos mínimamente invasivos, ambulatorios y de rápida recuperación.
  • Escleroterapia: técnica tradicional de consultorio que consiste en la inyección de sustancias esclerosantes capaces de eliminar la várice.
  • Láser transdérmico: procedimiento de consultorio ideal para tratar las telangiectasias o “arañitas”.

Para citas o información sobre estos procedimientos, comunícate a través del (0212) 949.6218 / 6229 / 6233.

Lena Jahn Santorufo
CNP 21837
lena.jahn@cmdlt.edu.ve