3 de las 5 hepatitis virales son prevenibles mediante vacunación

Este 28 de julio se celebra el Día Mundial contra la Hepatitis, fecha dispuesta por la Organización Mundial de la Salud como parte de sus campañas globales de concientización, este año con especial énfasis en la prevención. De cara a la fecha, el Dr. Miguel Garassini, gastroenterólogo - hepatólogo del Centro Médico Docente La Trinidad, enfatiza en la importancia de la vacunación como principal mecanismo preventivo de la enfermedad.

“Existen vacunas para el virus A y B, por separado y combinadas, que protegen de por vida. Hoy en día, deben ser parte del esquema de vacunación que se aplica en la infancia”, sostiene el especialista. En el caso de la hepatitis D ocurre una vacunación indirecta: dado que se trata de un virus que sólo pueden adquirir personas infectadas con hepatitis B, al inmunizar contra ésta se impide el contagio. Las hepatitis C y E no tienen vacuna.

Garassini exhorta también a los adultos que no han sido vacunados a hacerlo. Quien no esté seguro de si recibió las vacunas puede saberlo a través de un examen de sangre que revela la presencia o no de anticuerpos . Asimismo, también mediante examen de sangre, es posible conocer si se tuvo hepatitis alguna vez, en caso de que haya sido asintomática, y determinar exactamente qué tipo. Igualmente, se puede comprobar si el virus se eliminó por completo o si permanece en sangre bajo la forma de hepatitis crónica. El especialista explica que si una persona ya tuvo algún tipo de hepatitis y se curó por completo, no necesita vacunarse contra ese virus en específico, pero sí de los otros.

Además de la vacunación, hay una serie de medidas preventivas que varían según el tipo de virus , en función de su vía de transmisión. Garassini las enumera:

Hepatitis A y E

  • Procurar un manejo higiénico del agua y los alimentos.
  • Hacer siempre un riguroso lavado de manos posterior a ir al baño.

Hepatitis B y D

  • Exigir inyecciones seguras (agujas estériles y desechables) y someterse a procedimientos quirúrgicos u odontológicos, así como a la realización de tatuajes, sólo en sitios que cumplan con todas las normas sanitarias. Esta medida aplica también para prevenir la hepatitis C.
  • Evitar la promiscuidad (limitando el número de parejas sexuales) y usar preservativo.

Es recomendación hacer despistaje de hepatitis B a toda mujer embarazada, a fin de implementar medidas –en caso de que la prueba resulte positiva- que impidan su transmisión al niño durante el parto.

 

Lena Jahn Santorufo
CNP 21837
lena.jahn@cmdlt.edu.ve