El objetivo de la RAMH:
Formacion integral de residentes médicos

Es un programa educativo del Centro Médico Docente La Trinidad, perteneciente al primer nivel de postgrado, cuyo currículo está basado en competencias

La Residencia Asistencial en Medicina Hospitalaria (RAMH) es uno de los pasos a dar por parte de quienes no entraron directamente a un postgrado o aún no tienen claro qué especialización cursar. También para quienes no tienen las posibilidades económicas para aplicar. La próxima RAMH comienza en enero 2018.

La diferencia del internado del Centro Médico Docente La Trinidad (CMDLT) con los que ofrecen los demás centros asistenciales es que no es rotatorio.  “En otras clínicas privadas los residentes van a cumplir una actividad esencialmente asistencial repartida en las cuatro grandes áreas de la Medicina como son hospitalización (con el aspecto de medicina interna), cirugía, maternidad y emergencias”, describe el pediatra Jorge Rísquez, miembro del cuerpo docente del Departamento de Educación del CMDLT.  Por lo general,  los jóvenes que ingresan con el Artículo 8, en uno o dos años estarán en esas instituciones trabajando en la atención a pacientes bajo el dictamen del médico tratante. En verdad, su acción es asistencial durante ese lapso de tiempo y son remunerados mensualmente.

En el CMDLT esta actividad además de ser asistencial tiene el componente docente, complementando así la formación que los residentes traen de la carrera de Medicina en cuanto a conocimiento, esencialmente en temas como las principales causas de atención en la hospitalización de pacientes y formación en el área de emergencia. Asimismo, reciben preparación en otra serie de aspectos bajo la premisa de que el profesionalismo en la práctica médica es vital.

Estos requerimientos son requeridos cuando emigran a otros centros del mundo a cursar postgrados. El curso de la RAMH reúne aristas que van más allá del área asistencial para enseñarles razonamiento médico crítico, elaboración de una correcta y completa historia médica, atención del paciente y sus familiares. Los grupos de residentes hospitalarios reciben también asesoría para realizar un trabajo de investigación de alto nivel.

“Los residentes participan en las áreas de investigación de la clínica, pasan por un comité evaluador de bioética médica para egresar acreditados y presentan un trabajo de investigación, lo cual diferencia esta experiencia de los demás internados rotatorios en los cuales deberían estar en varias clínicas a la vez. Nosotros exigimos un tiempo completo de lunes a viernes, desde las 7:00 am hasta las 5:00 p.m. con sus guardias cada 6 días y fines de semana”, describe Rísquez.

Los residentes pasan a ser el brazo ejecutor del médico tratante porque se encargan del paciente durante la hospitalización. El RAMH es a tiempo completo, y además de la formación asistencial tiene el beneficio de la preparación docente con 16 aspectos vitales que se imparten en el primer año.

INDICADORES DE COMPETENCIA

Los residentes egresan preparados para recoger adecuadamente la información clínica, elaborar una lista de problemas, analizar la información a fin de formular hipótesis, generar adecuadamente los planes diagnósticos, seleccionar racionalmente los tratamientos, demostrar compromiso con la aproximación preventiva y documentar sus actuaciones. Asimismo, aprenden a relacionarse con los médicos tratantes y a consultar la bibliografía pertinente.

En la RAMH se enseña a desarrollar la capacidad analítica y usar el pensamiento crítico, a fundamentar decisiones clínicas en conocimientos básicos, a comunicarse efectivamente con los actores en su trabajo, a demostrar responsabilidad personal y profesional, a cuidar la calidad del producto laboral, a ejercer en equipos y mostrar actitud altruista en el desempeño profesional y ante la evaluación.

Para información sobre este programa, llama al (0212) 949.6251 / 6352.

 

Blanca García Bocaranda
CNP 620
garbo64@gmail.com